LAS PUGNAS POLÍTICAS LE DEJA A QUITO CON UN GRAN PASIVO

La disputa por la alcaldía de Quito, le ha llevado a una situación de inestabilidad constitucional, entre un alcalde cuestionado que le apuesta a la legalidad a través de los jueces provinciales cuestionados y un pueblo sufrido que se aferra a la legitimidad regida por la Ley del COOTAD, expresó el exconcejal, Alonso Moreno.

Además, la leguleyada, la sapada, el amague, le ha llevado que sea la Corte Constitucional quién deba resolver entre dos alcaldes, algo que nuca visto en la capital de los ecuatorianos, la imagen de la ciudad Luz de América, hace que de a poco se apague la llama y quede atrás su majestuosidad de ciudad patrimonio de la humanidad.

Por lo que, los quiteños esperamos que la Corte Constitucional resuelva en el menor tiempo posible por el bien de Quito, dijo Alonso Moreno.

En medio de este caos, “lo más lamentable es que la ciudad pierde en temas de servicios. Todos los días hay problemas los servicios de agua, luz, ambiente, movilidad, espacio público, entre otros”, explicó Moreno.

Así mismo, dijo que lo más grave y complejo para Quito es la falta de empleo, sumado a esto la migración colombiana y venezolana, que ahondan aún más los problemas de la capital.

Otro aspecto que le asfixia al Distrito Metropolitano de Quito es el comercio autónomo que se ha convertido en incatastrable, situación que no tomado con seriedad por la actual administración, expresó.

Sin embargo, Alonso Moreno señaló que bueno o malo el proceso de vacunación del Gobierno Nacional, se desarrolla para proteger y evitar más contagios, mortalidad, es necesario seguir las medidas de bioseguridad, a pesar de haber recibido las dos dosis.

Mientras sigue las disputas por la alcaldía, el tiempo va pasando y el único que no perdona es el tiempo, la carga cronológica que se avecina para Quito y el país son las elecciones seccionales en enero del 2023, entre 16 o 17 meses. Si vemos los tiempos, la ciudad perdería muchísimo y solo le quedarían 8 meses operativos, en los que no podrá hacer lo en diez años un podo solucionar, aseguró Moreno.

“El Distrito Metropolitano de Quito, como ciudad queda con un gran pasivo, social, institucional, con un pasivo de servicios”, entre ellos el metro de Quito, donde se debe clarificar cuál va a ser el modelo de gestión para el sector del transporte, que indique el subsidio, quién pondrá el dinero, de 30 a 50 millones de dólares anuales para echarle andar”, sostuvo.

Mientras tanto, Alonso Moreno al realizar una comparación con otras administraciones es enfático al decir que los indicadores de primera línea de la administración de Jorge Yunda solo alcanzan entre el 20 0 30% de servicios de los indicadores vulnerables para la ciudad. No así en administraciones donde los indicadores se ubicaron hasta en el 93%, preciso.

Finalmente, Alonso Moreno es optimista por la decisión que tome la Corte Constitucional apegado a derecho y viabilice la situación de Quito, pero para que haya una reconstrucción hay que tener presente aspectos como: un proyecto de ciudad, una agenda institucional, sistema de composición, recuperar la institucionalidad, un sistema orgánico, financiero, ordenanzas de productividad, reactivación económica, “equitativa, incluyente y solidario”, puntualizó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s